Favoritos 2014 (I)

Sé que hace mucho que no escribo, pero me daba pena acabar 2014 sin escribir una entrada. Creo que si digo que el motivo de mi desaparición ha sido el estrés y desmotivación, muchas me entenderéis. Por eso voy a escribir esta entrada a ver si me vuelve a picar el gusanillo por escribir, que igualmente yo sigo usando productos de cosmética y maquillaje. Como me había quedado una entrada muy larga, hoy os dejo con la primera entrega:

  • Cabellowpid-wp-1419952317874.jpeg

Champú en seco Batiste: Este tipo de producto me ha dado vida al pelo desde que lo he incorporado a mi cuidado del cabello. Tener las raíces grasas hace que quiera lavarme el pelo cada día, pero con esto consigo alargar al menos un día. Este de Batiste tiene algunas pegas, pero el olor que deja en el pelo me encanta. Sigo buscando el champú perfecto, pero con este me apaño bastante bien.

Magic elixir Kiehl’s. Repetido. Lo mejor para el cuero cabelludo, sobre todo si teneis dermatitis seborreica (el estrés ese simpático amigo). Calma e hidrata el cuero sin engrasar. Me encanta usarlo aunque no siempre tengo tiempo para podérmelo aplicar.

Jasmine and Henna Fluff-Eaze de Lush. Otro producto repetido pero que no siempre puedo aplicarme. Adoro el perfume a jazmín y con este producto consigo que mi pelo huela bien dos o tres días. La henna da fuerza al pelo y queda brillante y suave. Imprescindible.

Secret nuit de Phyto. Os hablé de él en este post y lo sigo recomendando. Sin duda me ha salvado el cabello este año.

 

  • Cuerpowpid-wp-1419952312407.jpeg

Con todo lo que uso para la piel de la cara, con el cuerpo soy un desastre. Pero aún así tengo mis favoritos y repito sin dudar.

Agua milagrosa de Lush. Estoy usando una, y tengo dos repuestos. Queda claro que me gusta, ¿no? Hablé de ellas aquí.

Magic touch de Rituals. Esta me vino con una revista, pero ya es el tercer bote que uso. Hidrata, se absorbe bien, tiene buen aroma… Me encanta. No busco más.

Y hasta aquí la primera parte. Mañana mis favoritos de cuidado facial y maquillaje. No os lo perdáis.

 

Review // Luxurious Volume Styling Spray de John Frieda

Este producto fue un acto de fe a cierta bloguera /gh0stparties. Creo que tenemos el pelo muy similar (fino y raíces un poco grasas), y cuando algo dice que le va bien, conmigo también suele funcionar. Y eso que no tenía buena experiencia con el producto anterior a este, que era horroroso. Os presento el Luxurious volumen styling spray de John Frieda.

john frieda

John Frieda ha renovado la línea de volumen no sólo en packaging si no en formulación. No llegué a probar nada más que un spray para dar volumen a la raíces, pero si toda la línea iba en consonancia con ese producto, menos mal que lo han cambiado porque es horrorosa (parece que la web española aún tiene la línea “mala”). Debí usar poco menos que un dedo y así se ha quedado en casa de mis padres. Te lo tenías que aplicar en las raíces para dar volumen y era como darse laca. Pelo acartonado, volumen inexistente, encima me escocía un poco el cuero… Un horror. Por lo que cuando vi la nueva línea en mi adorado Müller, ni le di una oportunidad. Estaba muy escarmentada.

Pero otras blogueras no debieron tener mi experiencia, y probaron el nuevo con muy buenos resultados. Y yo, si algo me gusta de los blogs, es poder leer opiniones sinceras de chicas como yo y me convencieron de darle otra oportunidad. Y amén.

Modo de uso:

Aplicar sólo en la raíces y secar con el secador. Yo lo hago con la cabeza para abajo para que gane más volumen. En unos pocos segundos ya estamos listas, sin residuos aparentes y pudiendo pasar los dedos por las raíces sin notar nada.

Conclusiones

No esperéis un mega-volumen porque os llevaréis un chasco. Simplemente levanta un poco las raíces y creedme, para las que sufrimos de pelo super lacio y sin volumen, sí se nota. No verte con el pelo aplastado es una alegría, pero no es resultado llamativo. Además no engrasa nada, no deja residuos y se va con el lavado. Yo estoy encantada para los días que me quiero arreglar un poco más. Me costó unos 8 € (no lo recuerdo bien) en Müller, pero creo que lo he visto en El Corte Inglés o otras grandes superficies. Cunde bastante, porque con tres o cuatro aplicaciones tengo para todo el pelo. Eso sí, fijaros bien que sea con la fórmula renovada y que sea un bote alargado y no achatado que he visto por ahí que se parece sospechosamente demasiado al que me fue mal.

Club 100 Klorane

Tuve la suerte de ser una de las bloggers elegidas por Klorane para formar parte de su club de las 100. Gracias a eso, recibí tres muestras de champús y tres de tratamientos diferentes. He de decir desde un principio que me ha gustado prácticamente todo. Mi pelo es fino finísimo, con raíces grasas y puntas secas. Vamos un horror, porque necesito hidratación, pero que no sea excesiva para que no me apelmaza las raíces y me  mantenga el pelo limpio más tiempo.

wpid-2014-03-20-15-42-09_deco.jpg

Voy a comentar los champús en orden de preferencia y luego los tratamientos. Los botecitos de champú son de x ml y me ha dado para 3-4 días cada uno. En cambio los sobres de tratamientos me dieron para dos veces justas, menos el de papiro que me ha dado para una semana.

  • Champú a la leche de avena: Me ha encantado para un uso diario. El olor a avena es muy perceptible pero a la vez muy agradable. Deja el pelo muy limpio sin resecar. Al no tener siliconas (como ninguno de los otros), necesito sí o sí acondicionador para desenredar bien el pelo luego (a mi se me enreda mucho especialmente).
  • Champú a la leche de papiro: En otras reviews he leído que huele a hierba fresca. Laverdad es que sí es un olor muy parecido aunque el tratamiento me lo parecía más. Este champú también me ha gustado, sólo que con este se me enredaba mucho más el pelo que con el anterior, y eso para mi es un horror. Aún así, deja el pelo muy suave y con movimiento sin encrespamiento.  También es el que menos espuma hace y eso al principio cuesta acostumbrarse.
  • Champú de dátil: Este champú es para pelo seco y nutre más intensamente que los otros. Y aunque las primeras horas funciona igual de bien que los otros, sí notaba que al final del día, llegaba con el pelo más sucio que con los demás. Lo recomendaría para ir alternándolo con los otros para dar un plus de nutrición al cabello.
  • Crema de día a la leche de papiro: ME ENCANTA. Es una crema para después del lavarnos el pelo y sin aclarado.  Y como el champú, huele un poco a hierba. No facilita en especial el peinado pero sí deja muy buen acabado. Menos encrespado, suave y suelto. Cunde muchísimo y me quita parte del encrespamiento.
  • Crema de día al dátildel desierto: ¿Una mascarilla sin siliconas que no engrasa? Sí, quiero. Aunque no lo anuncian como mascarilla, se usa igual ya que esta en lugar de la anterior, se ha de aclaarar. Sólo me dio para dos veces el sobrecito, pero me gustó bastante. Mi pelo fue fácil de peinar después y no me ha engrasado nada. Muy buena sensación pero quizás escasa para poder decir más.
  • Crema iluminadora a la camomila: Me gusta cómo huele y… nada más.  Aunque en un primer momento fue muy agradable ya que huele a manzanilla, no noté que me suavizara el pelo con lo que creo que sólo sirve para aclarar y dar brillo al pelo. Pero aún así, con dos aplicaciones, no he notado nada de eso. Con lo que sin suavizar ni notar resultados no puedo recomendarlo. Además estoy usando un producto similar más efectivo y que me acondiciona mejor que hablaré más adelante.

Y hasta aquí mis reviews de los champús y tratamientos de Klorane. Quiero hacer una especial mención a Klorane por esta inteligente campaña  y darle las gracias por elegirme como una de las bloggers de su club de las 100. Ha sido una gozada probar sus champús y como consumidora, me voy a hacer clienta de sus productos ya que he quedado muy contenta.

El dilema de las siliconas

Últimamente parece que los producto se dividen en: los que llevan siliconas y los que no. Tanto como para el rostro como para el cabello, hay mil productos que las contienen. Y están apareciendo los silicone-free para que sus detractoras tengan dónde elegir, ya que cada día son más. ¿Pero por qué tanto odio? ¿De verdad son tan “malas”?

Las siliconas tanto para rostro y cabello, son una serie de ingredientes que “rellenan” allí dónde haga falta. Si tenemos poros dilatados, los cubren para dejar una piel lisa al tacto, y en el cabello ocurre igual. Tendremos un pelo brillante y suave al tacto. Pero remarco en las dos veces “al tacto” porque aquí viene el problema de las siliconas: no son tratamiento. No mejoran las propiedades de nuestra piel. Tan solo hacen una ilusión óptica.

Las hay de dos tipos: solubles al agua y las que no. Es decir, una mascarilla con una silicona soluble, al próximo lavado se irá, pero las otras no. Se quedan pegadas (sobre todo las del cabello). Con lo que llega a pasar que por muchos productos de tratamiento que nos pongamos, no acaban de penetrar el cabello porque está obstruido por las siliconas. Y en la piel, nos pueden llegar a obstruir los poros, provocando granitos. Por Internet he encontrado esta imagen con el listado de las siliconas. Hay más, pero estas son las más frecuentes.

siliconas

copyright http://yaelfarache.com/

Yo desde hace varios meses, he optado por elegir productos silicon-free. Sobretodo para el cabello porque son más difíciles de deshacerse de ellas. En la cara, con la limpieza que hago, duran menos. Aún así, no me gusta la sensación que dejan estos ingredientes en la cara, como artificial. Como me dijo mi peluquera “Con la cantidad de cosas buenas que le puedes poner al pelo, ¿para qué ponerle siliconas?”. Y es que el problema de las siliconas en el pelo, es que se acumulan, entonces cuando te pones un aceite, no lo va a absorber bien.

La transición a veces no es fácil, porque esa sensación de suavidad en el cabello, al principio desaparece. Pero al tiempo, el pelo se recupera y vuelve a ser suave y brillante. Y lo mejor de todo, sin artificios. Además, con la cantidad de productos que están saliendo cada día sin siliconas, es más fácil tener el pelo como nos gusta.

Review // Secret de Nuit de Phyto

Me encanta cuidarme el pelo tanto como la piel. Elegir un buen champú supone estar leyendo las etiquetas para evitar siliconas, parabenes y demás ingredientes que no me interesan ponerme en la cabeza. Y entre los últimos descubrimientos para cuidar mi pelo esta Secret de Nuit de Phyto.

wpid-2013-09-01-12-22-27_photo.jpg

Esta crema hidratante está compuesta por ingredientes naturales como el aceite de macadamia y es libre de siliconas y parabenes. Pero lo mejor es que no da sensación aceitosa, con lo que ni engrasa el pelo ni mancha la almohada. Factor muy importante si nos vamos a dormir con el producto aplicado. Tampoco hace falta lavarse el pelo al día siguiente, con lo que lo hace aún más fácil de usar.

Modo de empleo

Me cepillo el pelo antes de la aplicación para desenredarlo y retirar polvo o residuos que pueda tener. Me pongo dos aplicaciones en la mano y lo reparto por todo el pelo haciendo hincapié en las puntas. Finalmente me vuelvo a cepillar para mejorar la repartición del producto. Justo después de aplicármelo me noto el pelo genial. Suave y con más cuerpo. Estoy por ponérmelo también por las mañanas de lo que me gusta como me lo deja.

Llevo usándolo un mes y gracias a este producto mi pelo se ve muy bien, sin tenerme que poner ninguna mascarilla adicional. Salvo algún día que me he puesto aceite de coco en el pelo, el 90%  responsabilidad de que mi pelo se vea bien, la achaco a este producto.

Yo lo recomendaría a todo tipo de pelo, ya que no engrasa nada y puede ser complementario a cualquier otro producto.

Solo tiene su pega y como algunas adivinarán, es su precio. Lo compré en El Corte Inglés por 30€. No negaré que la calidad del producto es excelente pero aún así, cuesta gastarse 30€ en un producto para el cabello. Aunque he intentado calmar mi conciencia  dividiendo el precio por los meses que calculo que me durará y me sale a 5€ por mes (incluso menos), con lo que ya no es tanto (algún día os contaré mi fórmula para considerar si un producto es caro o barato).

 Aún con todo, es un producto 10, que creo que repetiré, por sus buenos resultados a pesar de su precio, ya que también me ahorra gastar en mascarillas.