Los mitos del no-makeup makeup

El no-makeup makeup es la rutina de maquillaje que nos quiere hacer creer nos levantamos así de bonitas sin más. Es el look que llevo el 90% de la veces ya que por las mañana tengo poco tiempo para arreglarme y en el trabajo quiero ir discreta. Esta técnica me ayuda a corregir los defectos de mi piel y tener mejor aspecto en un momento.
Creo que me habré visto todos los tutoriales de este tipo porque siempre viene bien aprender algún truco nuevo. Los hay miles ya que este tipo de look está de moda y porque supongo que son fáciles de hacer. Pero dada mi basta experiencia en ver vídeos de este tipo, me he dado cuenta de que la mayoría de ellos no cumplen los requisitos que tendría que cumplir el “no llevo maquillaje”. Estos falsos no-makeup makeup los podríamos dividir en tres tipos:

1. Debajo de ese estuco, no llevo maquillaje.
Es verdad que las últimas bases de maquillaje son una maravilla y que te dan una cobertura y una naturalidad en la piel que parece que no lleves nada. Pero, en este tipo de looks, sólo queremos corregir un poco las imperfecciones, rojeces, poros, ojeras… No estamos buscando la perfección, una piel de porcelana. Tiene que parecer nuestra piel, así que por mucho que trabajes la base, sigue siendo de una cobertura poco natural. O otra tendencia que he visto, es usar una base ligera, pero luego usar corrector en prácticamente toda la cara para cubrir lo que no ha cubierto la base. Mira no, esto no va así. Digooooooooooooooo…

2. Maquíllate ocho horas para que parezca que no llevas nada.
Lo bueno de esta rutina, es que es rápida. O al menos para mi tiene que serlo, porque es la que uso cada mañana a las 7.30. ¿Para qué quieres tardar 20 minutos en parecer que no has hecho nada? Una cosa es trabajar la base para que quede natural, y otra es en la que sólo vamos a tapar las grandes imperfecciones.

3. Aunque le copies el maquillaje, no serás igual que ella.
Aquí es dónde peco yo. Veo una chica súper guapa en la captura del vídeo, se pone un poco de máscara de pestañas y una bb cream y ya vamos a estar como ella. Admitámoslo, no. Un no-makeup makeup no me va a poner los ojos azules. Pero curiosamente, estos vídeos son los más útiles, porque estas chicas suelen ser las que dominan más esta tendencia porque saben resaltar sus rasgos, esconder defectos de forma sencilla y su seguridad en su belleza hace el resto. Que en el fondo es el secreto de todo.

Aquí sólo me he centrado en cómo trabajan la piel, pero también rompen que el esquema no-makeup unas cejas perfectamente dibujadas, pestañas como abanicos (o con pestañas postizas)… No digo que esté mal, pero llamemos cada cosa por su nombre.

Para acabar os dejo un tutorial de una chica que he descubierto recientemente que entraría en el tercer tipo de vídeos. Pero es que me encanta, no lo puedo evitar: