Mi experiencia con fotodepiladora IPL Phillips Lumea Comfort

Este mes he hecho lo que espero que sea una gran inversión. Y es que he comprado una fotodepiladora IPL doméstica. No soy una compradora compulsiva (o al menos no cuando la cuantía económica es considerable). Por eso quería compartir con vosotras las conclusiones y razonamientos que me llevaron a comprármela. Tan solo llevo una sesión, con lo que no puedo hablar de resultados, pero sí de aplicación.

 wpid-wp-1423150732371.jpeg

Para mi la depilación es un suplicio: tengo mucho vello, piernas muy largas, se me enquistan y la cera se me hace insoportable. Por suerte, son muy blanca de piel, son lo que el método IPL es idónea para mi. No espero que me desaparezca totalmente, sólo espero que se deje de enquistar y no tenga que depilarme cada 3 días. Si cumple con esto, habrá valido la pena.

¿Por qué comprar una con la cantidad de centros de depilación económicos que hay?

Primero por la comodidad. Poderlo hacer en casa cuando quieres me parece un puntazo. Yo lo hice un domingo por la mañana con la calma. Además, no vivo en una ciudad, y me resulta un inconveniente tener que acercarme cada vez a un centro.

Económicamente sale más a cuenta. Siempre recomiendan unas 8 sesiones para ver los resultados óptimos. He estado mirando ofertas, y mínimo son 30€. 8 x 30€ = 240€. Ya es más de lo que cuestan algunas de las máquinas. Y con eso sólo te haces una zona. Pongamos que te haces piernas, ingles, axilas (lo normal). Eso ya son 720€. Sé que alguna habréis investigado sobre el tema, y sabéis que las lámparas se tienen que cambiar. Cuando buscaba información sobre esto, descubrí un modelo que su vida útil es de 100.000 disparos, cuando lo normal son 5.000-10.000. Y me decanté por ese: Phillips Lumea Confort.

Lo que me hizo decidirme por este modelo fue el tamaño y la duración que he comentado arriba. No es mucho más grande que una depiladora que arranca el vello. No tiene base para recargar tampoco. Con lo que la hace muy cómoda para pasarla por todas las partes del cuerpo.

1º sesión

Lo más engorroso sin duda es tener que rasurarse todas las zonas que queramos. Tenemos que asegurarnos que la piel quede seca y el pelo totalmente afeitado antes de dar los disparos, porque con la humedad nos podríamos hacer quemaduras y si el pelo es muy largo, la luz no llega con suficiente potencia.

Con la primera vez, tenemos que ajustar la potencia a nuestra piel y nuestra capacidad de soportar dolor. Con la caja viene una tabla, para saber que potencia es mejor para ti. A mi me correspondía 4/5. Se recomienda ir aumentando la potencia probando que el dolor es soportable. Empecé en el 1 y fui subiendo, hasta el 5. No duele nada. En serio. 0. Me acuerdo alguna sesión que me hice un centro de estética, pegando brincos cuando me hacían la zona de la ingle. Con este sistema, noto un ligero calor. Nada más.

La máquina tiene dos modos: disparo a disparo, en el que la colocamos en la zona a tratar y pulsamos y se dispara. O modo continuo, dejando pulsado el botón, va disparando cuando la lámpara esta lista (cada 5 segundos más o menos). Este es muy útil para hacer zonas grandes.

Yo tardé 40 minutos en pasarme la máquina por axilas, piernas, ingles y línea alba. Y supongo que irá a menos con la práctica.  Cuando acabé me puse un poco de aloe vera para calmar un poco la piel, pero no la necesitaba. Tenía la piel perfecta.

Después de esta sesión, no se me ha caído todo el pelo. Hay zonas que sí y zonas que no. Tampoco me he querido fijar mucho porque poner grandes expectativas a una primera sesión sería contraproducente. Hasta la cuarta sesión no exigiré un mínimo de resultados. Hay que tener en cuenta, que son diferentes estas máquinas a las de los centro estéticos. Esta tiene menos potencia, por lo que es menos doloroso, no quema pero necesita al principio las sesiones más juntas (cada dos semanas los primeros meses).

Os iré informando de la progresión de las sesiones. Mientras tanto si tenéis alguna duda sobre la máquina o la aplicación, estaré encantada de contestaros.

ACTUALIZACIÓN

  • 2º – 3º sesión

Ya me he hecho la tercera sesión (a punto de hacer la cuarta) y he considerado hacer una actualización de progreso.
Desde la segunda sesión noté que el pelo tardaba más en crecer. Ahora con la tercera, estoy segura que me está tardando bastante en crecer. Lo que antes crecía en 4 días, ahora tarda dos semanas. Con lo cual, me parece una mejoría notable. También me salen más débiles, con lo cual, aunque tenga que pasarme la cuchilla, no deja la misma sensación que antes.
También me he dado cuenta, que tengo calvas dónde no me ha crecido pelo. Son zonas pequeñas, pero me empecé a dar cuenta desde la segunda sesión y ahora es más notable. No he notado que el pelo se me cayera como cuando me hice alguna sesión en un centro de estética.
Me he dado cuenta de que esta técnica es diferente, es más sutil que con las máquinas de los centros de estética. Los resultados son más lentos con la doméstica, pero también me está siendo más cómodo e infinitamente menos doloroso.

ACTUALIZACIÓN

  • 4º – 5º sesión y actualidad

Con la 4º y 5º sesión, noté retraso en el crecimiento del vello, y las zonas sin pelo crecieron con lo que estaba muy contenta. Pero el estrés y el buen tiempo hicieron que no llegase a hacer la 6º sesión. Recomiendan que no se hagan las sesiones habiendo tomado el sol 48 horas (antes y después), con los que viviendo en Mallorca en verano es bastante difícil. Me salté la 6º porque no tenía una hora para perder en el baño con los exámenes tan cerca y ya me pilló el verano…

Pero esto también ha tenido su punto bueno en relación a evaluar el proceso.

Tres meses después de dejar de hacer sesiones (y sin haberlas hecho todas) me ha vuelto a crecer el pelo normalmente y las pequeñas calvas que tenía, han sido repobladas. Ha sido una decepción en parte, aunque sé que ha sido culpa mía por no seguir el proceso. Ahora en cuanto acabemos el verano, volveré a retomar las sesiones desde la primera, y volveré a evaluar el método.

Mini conclusiones

Con esto he llegado a llegado a unas pequeñas conclusiones, que ya ratificaré en su momento:

  • No es método definitivo, sólo retrasa. Aunque el retraso lo hace bastante cómodo y se llegan a tener zonas sin pelo.
  • Algunas zonas se nota más que otras. Así como algunas zonas de las piernas, enseguida se notó, en las axilas, no noté ningún cambio.
  • A pesar de que es cómodo hacerlo en casa, hay que disponer de tiempo. Sobre todo si eres patilarga como yo.

Con esto espero que ayude a resolver dudas que muchas me habéis ido preguntando. Volverá a haber una actualización cuando vuelva a empezar las sesiones.