Review // Bruma seca de Garnier

Ya estamos casi estamos a la mitad del verano y ya hemos podido ver algún exceso con el sol. Será por mi tipo de piel, me quemo enseguida y tengo muchas pecas, pero estoy muy mentalizada sobre la protección solar. Siempre siempre siempre hay que usarla, aún en invierno. Por eso me gusta los nuevos formatos que están sacando para que sea más fácil la aplicación como Bruma seca de Garnier.

wpid-img_20140805_194804.jpg

Compré este spray porque ya que me ha tocado trabajar este verano, no por ello me libro de los rayos del sol. Sobre todo al volver a casa a las 3, con la Vespa y la falsa sensación de fresco del aire, pero que te da el sol igual. Pensé que este formato me sería de fácil aplicación en el trabajo antes de montarme en la moto y así evitar el sol durante el trayecto.

Modo de empleo

Vaporizar la piel. En teoría no hace falta repartir, pero es aconsejable ya que quedan partes con más “crema” que otras.

Conclusiones

Es bueno pero mejorable. Primero, cuesta un poquito cogerle el truco para aplicarlo ya que no es tan “sin residuo” como lo venden. Si lo direccionas directamente contra la piel, deja rastro un blanco que se va al esparcir. Eso en la playa o piscina da igual, pero yo que me lo aplico en el trabajo y con ropa, he de tener cuidado. Segundo, es un poco aceitoso. Eso me supone dos problemas: me deja la piel de la cara un poco aceitosa y si no me lavo las manos, luego me patinan en el manillar. Con lo que ni es un producto para aplicar antes de ir a algún sitio o si no puedes lavarte las manos después. De todas maneras, sí es un formato cómodo para poner en pocos segundos. Creo que lo seguiré usando, pero le daré caña en la playa para encontrar otro producto con el mismo formato pero diferente fórmula. Lo compré en Carrefour por unos 13€.