Hidratando que es gerundio.

Ahora que finalizan las fiestas el cuerpo se resiente de tantas comilonas, irse a dormir tarde, alcohol, frío… Por eso estoy preparando una serie de entradas para ponernos a punto y empezar el año con buen pie. El primer tema que trataré será la hidratación de nuestra piel.

Tener una piel hidratada es el factor más importante que nos ayudará tener buen aspecto. Y por mucha crema que nos pongamos, la parte más importante viene hidratándonos desde el interior, es decir, bebiendo mucha agua. Parece un tópico, pero en el fondo, , la función principal delas cremas hidratantes es que no perdamos nuestra propia hidratación. Así que cuando la famosa de turno nos diga que su secreto de belleza es beber agua, creedla un poquito (pero que no nos engañen, que nos digan la verdad).

Y no os confundáis, una piel grasa puede estar deshidratada, ya que en realidad son dos aspectos diferentes. Se considera “hidratación” a un nivel inferior al 10% de agua en el estrato córneo de la piel (es decir la capa superior, la que se ve a simple vista). Es común, usar jabones demasiado fuertes, que eliminan todo el sebo cutáneo que nos protege y mantiene la hidratación, secándola. Incluso a veces, esto provoca que una piel grasa sea aún más grasa, ya que el cuerpo tiende a generar más para reponer la eliminada. Por tanto, tengas como tengas la piel, es importante hidratarla y tratarla adecuadamente.

¿Cómo podemos saber si tenemos la piel deshidratada? Hay un sencillo test que nos podemos hacer nosotras mismas delante de un espejo, y es poniéndonos dos dedos debajo de la mejilla y levantándola. Si la piel se pliega horizontalmente, es que está deshidratada. Si por el contrario, se pliega respetando su patrón natural, es decir, poligonal, es que está bien.

pielKONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

 Ahora que la hemos diagnosticado, vamos a tratarla. Lo primero es contar con una buena limpieza y exfoliación. Si nos pasamos de limpieza, como hemos dicho, nos haremos un flaco favor. Pero centrémonos en los productos específicos para hidratar.

Tener dos hidratantes para la mañana y la noche, ayudará a que la piel no se acostumbre y nos siga haciendo efecto las propiedades de las crema y poder jugar con fórmulas más ricas por la noche que por el día. Esto beneficia a las pieles grasas, ya que podemos arriesgar con hidratantes más untuosas que por el día nos molestaría.

Esta semana he contado con una ampolla de ácido hialurónico para ayudar un poco más a la piel. Me la aplico mañana y noche antes de la crema hidratante ya que se absorbe muy rápido sin dejar sensación pegajosa en la piel. La verdad es que no había usado nunca antes ningún producto similar, y me ha encantado. Se va a hacer un must en mi armario.

También podemos usar mascarillas hidratantes, pero hay que tener cuidado con las fórmulas ya que pueden dejar sensación pegajosa en las pieles grasas. Y si disponemos de agua termal vaporizada o algún otro mist, podemos usarlo para ir refrescando la piel, aunque es más agradable en verano que en invierno. Próximamente os enseñaré los productos que estoy usando.

Con todo esto, sólo me queda añadir que hay que beber mucha agua y tés sin azúcar. Y os recuerdo el vídeo que recopile es LFV(I), allí nos explican más técnicas, aunque alguna es un poco pesada o sin razón, ya que estar poniéndose crema cada cierto tiempo, supongo que implica tener la piel limpiar y sin maquillaje en todo momento. O estar en casa ya que no me veo en el trabajo poniéndome crema cada cierto tiempo.