Review // Microdermoabrasión Retexturizante Epidérmica de Kiehl’s

Enlazando con el tema de la exfoliación, os traigo el producto que uso cuando quiero un extra de exfoliación, en este caso física. Con este nombre, este producto, impone respeto, pero cuando lo pruebas se vuelve en un gran aliado y casi diría que indispensable. Fue gracias a las chicas de la tienda del Borne de Palma que lo probé, y tuve que comprarlo. Por muchos exfoliantes que haya probado, ninguno se parece a este. Vamos a analizar el Microdermoabrasión Retexturizante Epidérmica de Kiehl’s.

wpid-PicsArt_1384283842226.jpg

Estamos ante un gran exfoliante físico que destaca por dos cosas:

  • Su densidad en partículas exfoliantes.
  • Tamaño minúsculo de los gránulos.

Los que había probado hasta la fechas o eran más ligeros o los gránulos eran más grandes.Y el problema de que sean grandes, es que acaban arañando la piel, más que pulirla. Por tanto, siempre que vayáis a comprar uno nuevo, buscadlo con las partículas pequeñitas.

wpid-PicsArt_1384283564189.jpg

Modo de empleo:

Me pongo una nuez en las palmas, lo reparto entre las dos manos y masajeo la cara un poco húmeda (para que se esparza mejor). No hay que hacerlo muy fuerte, porque activaríamos en exceso la piel, y gracias a que los gránulos son muy pequeños, actúan bien sin tener que hacer fuerza. Yo hago hincapié en la frente, mentón y nariz (zona T) y más suavemente por las mejillas. Al aclarar, hay que tener mucho cuidado para que no entre en los ojos, porque entran fácilmente y es muy molesto. A parte que nos puede acabar lesionando el glóbulo. Lo repito una vez por semana, dos si veo que tengo marcas de granitos o pielecitas.

Conclusiones:

Lo único malo es su precio 46€. Caro, lo es. Aunque hay que tener en cuenta que cunde mucho y la calidad es excepcional. Siempre intento buscar alternativas más económicas, pero en este caso, no he encontrado algo que lo iguale. Diría que lo puede usar todo tipo de pieles, moderando la intensidad y frecuencia según necesidades. Si os apetece probarlo, acercaros a un stand o tienda de Kiehl’s, ya que con su magnífica política de muestras que tienen, podréis probarlo sin problemas antes de desembolsar el dinero. Yo lo estoy usando con moderación para que me cunda, ya que me dará pena acabarlo y dolor de bolsillo reponerlo.