Ética en la cosmética

Una de las cosas que he aprendido con el tiempo es a valorar aquellas marcas que no testean en animales (sobretodo gracias a mi tía y a Malén). Reconozco que al principio ni le daba importancia, porque pensaba que sólo les ponían cremitas y pensaba “¿Qué daño puede hacerles un poco de hidratante en la piel?”. Qué inocente. Entonces un día ves cómo prueban los cosméticos de verdad en los animales y quedé horrorizada. No quiero poner imágenes de animales mutilados. Lo dejo a voluntad de las lectoras googlear aunque no son nada agradables. ¿Pero os podéis imaginar como prueban si un champú pica en los ojos? Pues tirándoles champú directamente en los ojos y ver sus reacciones, que llegan a la ceguera (y os estoy dulcificando la prueba).

¿Qué podemos hacer?

crueltyfree

Documentarnos qué marcas experimentan en animales. Hay algunas que directamente lo ponen. Bajo el distintivo “Cruelty free” nos dicen que sus productos están libres de crueldad. Si no, podemos ver este documento de PETA, dónde podemos ver las marcas amigas. Esta lista se actualiza año a año, y podemos ver como hay compañías que abandonan el lado oscuro de la belleza.

El problema son las grandes como L’oreal. Esta marca es propietaria de otras como Garnier o Kerastasse, o mi querida Kiehl’s. Entonces aparece el conflicto, dónde unos dicen que sí y otros dicen que no. Ellos mismos en algunos productos ponen que no experimentan  http://www.kiehls.es/cabello/champus/champu-de-aminoacidos y en cambio PETA nos dice que sí. ¿Qué tenemos que creer? ¿ O es posible que algunos sí y otros no?

También hay algunas marcas que hacen la trampa de venderse como marcas amigas, pero en cambio compran sus ingredientes a laboratorios que sí testean. Con lo cuál te hace más difícil como consumidora diferenciar que marcas son de verdad libres de crueldad (el caso de Bioderma).

Por suerte desde el 11 de marzo de este año (2013) está prohibido en la Comunidad Europea toda experimentación animal tanto las marcas finales como los proveedores. ¿Hurra? Sí, pero hay países como en China dónde la pruebas en animales son obligatorias para comercializar un producto. Con lo cual aunque en Europa no nos llegarán (¿o ya no hay?) estos productos, es una práctica aún muy extendida.

Si además queremos dar un paso más a nuestra elección de productos éticos con los animales, tenemos la opción de elegir marcas veganas. Sus productos se ven exentos de ingredientes de origen animal como puede ser grasa o miel de abeja.

VEGAN LOGO

Es muy bueno el crecimiento que están teniendo este tipo de marcas y sus productos son fáciles de reconocer por el logo que llevan.

¿Qué podemos hacer si nos hemos concienciado y no queremos usar más productos crueles? ¿Tirar todos aquellos productos que tengamos? Mi opción es que no. Tirar algo sin haberlo gastado también es un perjuicio para el medio ambiente porque estaremos tirando un producto que ya ha contaminado sin hacerlo servir. Lo gastaremos y los reemplazaremos por uno sí sea cruelty free, si es posible vegano y que sea responsable con el medio ambiente. Mi recomendación rápida para ello siempre es LUSH, ya que es una compañía muy comprometida.  También hay marcas coreanas que nos dan esa satisfacción como podemos ver en esta lista .

¿Os planteáis la elección de productos según su testeo? ¿Os habéis encontrado con contradicciones entre lo que dice PETA y la propia marca?