La piel que habito

El factor fundamental para elegir bien nuestros productos de belleza es conocer bien nuestra piel. Y con conocerla no es sólo que sea “seca” o “mixta”. Si no, saber cuando necesita una buena limpieza o un extra en hidratación. Sin que nadie te enseñe es difícil saberlo, pero preguntando y observando nuestra piel, se puede aprender.

Nos podemos dejar aconsejar por las dependientas, pero personalmente no siempre me ha salido bien. Muchas veces están interesadas en venderte algo o se han aprendido que ése producto es bueno para las pieles secas y ya está. Sin haberlo probado, ni saber cómo se absorbe, etc. De las pocas dependientas que me fío son las de Kiehl’s porque tienen un servicio de diagnóstico de piel, dónde te enseñan qué tipo de piel tienes, cómo ver la hidratación de tu piel y cómo cuidártela. Vale la pena pasarse sólo por la lección rápida y sencilla que te dan.
 
Otra manera de aprender es pidiendo muestras. Ver cómo tu piel reacciona a según qué productos te da idea de qué necesitas. Por ejemplo, si te pones una hidrante con aceites, y tu piel queda brillante y sin absorber, entonces es que es excesiva para ti, y te irían mejor composiciones más ligeras.
 
En mi caso, mi piel siempre ha sido grasa, pero con muchos cuidados ha pasado a ser mixta. Aunque por culpa de usar productos astringentes y abrasivos, se me ha sensibilizado. Ahora algunos productos específicos de piel grasa me hacen reacción y esto me complica a la hora de buscar productos que se adapten a mi piel. Solución? Pedir muestras. E intentar ver reviews antes de comprarlo para ver que resultados les ha dado a otras chicas.
Con todo esto quiero decir que cada piel es un mundo, y en este blog publicaré reviews recomendando o desaconsejando productos que haya probado.
Espero que os guste y os animo a comentar qué tipo de piel y problema tenéis.